Cómo prevenir y curar las lesiones más comunes en el fútbol.

Durante un partido o entrenamiento, los jugadores de fútbol suelen presenta o tener lesiones, aunque la mayoría son leves, pero las contusiones, los esguinces, lesiones de gemelos, tendinitis, son las más vistas, existen lesiones que son imprescindibles e inevitables, sin embargo la mayoría se pueden prevenir, y lo importante es como hacerlo en este post les estaremos explicando las lesiones más frecuentes que este deporte puede presenciar  y como actuar ante una de ellas.

Lesiones más Frecuentes

Entre las lesiones más comunes en los deportistas, se encuentran:

Las contusiones: Es un traumatismo directo, sobre el cuerpo muscular. En los deportistas los músculos suelen estar en contracción, por lo que es más fuerte que se le pueda desgarrar, el resultado de la lesión será la producción de un hematoma intramuscular o intermuscular, suelen ser mas presenciados en la cara externa del muslo.

Esguinces: Es la torcedura no tan violenta del aparato ligamentoso articular, puede producir un derrame sanguíneo segregación abundante de líquido sesoro. También se denomina distorsión.

Lesiones de Gemelos: produce gran dolor, por la ruptura muscular, su tiempo de recuperación lo define el médico.

Tendinitis: es la inflamación del tendón, con el consiguiente engrosamiento, ocasionado por  múltiples causas. Las lesiones más frecuentes son tanto en el tendón rotuliano de la rodilla como  en el tendón de Aquiles.

Tipos de lesiones frecuentes en el futbol

Aunque este tipo de lesiones no son las más frecuentes en un juego, aun así son presenciadas en este deporte.

Lesiones óseas: Cuando nos referimos a lesiones óseas, estas van relacionadas en el plano óseo o mejor dicho en los huesos.

Fracturas: Son roturas en el hueso de continuidad producidas bien por un traumatismo externo o por contracción muscular muy fuerte, solo hay dos tipos de fracturas, completas, entre las que diferenciamos abiertas, cerradas o incompletas.

Traumatismo Craneal: Lesión producida en el cráneo, por agentes directos o indirectos, que dependen del impacto, su periodo de recuperación puede ser mayor o menor.

Luxaciones: Es cuando el hueso esta fuera de su cavidad o separación de dos huesos, donde se encuentran en una articulación, que son donde dos huesos se juntan.

Calambres: Contracción involuntaria y forzada de un musculo, generalmente ocurren después de un ejercicio, puede durar segundos hasta varios minutos, se puede repetir varias veces antes de desaparecer son extremadamente comunes pueden ocurrir durante un juego o entrenamiento.

Rotura Muscular: Esta puede ser total o parcial, lesión superior a la rotura fibrilar, aparece un dolor intenso y las fibras rotas son numerosas y suele aparecer un hematoma.

¿Qué debo y no debo hacer ante una de estas lesiones?

  • Actuar con calma y mantener el sitio asegurado.
  • Debemos evaluar el área afectada, ya sea pierna, brazo, tobillo etc.
  • Mantener a la persona lesionada en calma total evitando que haga movimientos bruscos.
  • Pedir ayuda si es necesario.

¿Que no debo hacer?

  • No debemos elevar la pierna o la extremidad afectada.
  • Si la lesión es una luxación, no debemos forzar o halar el hueso, tampoco tratemos de llevar el hueso a su lugar, si no está capacitado.
  • No se debe aplicar pomadas o ungüentos.
  • Debemos evitar dar masajes en la zona, donde haya huesos rotos, o si se sospecha de fractura interna.
  • Si desconoce no actué, bajo ningún momento.
  • Si encontramos la extremidad afectada posición no anatómica, bajo ningún motivo debemos alinearla o reducir la fractura.

Primeros auxilios para estas lesiones

  • En los esguinces aplicamos frio inmediatamente en la zona afectada, no se debe colocar el hielo directamente, lo envolvemos en una tela y la colocamos en la lesión, luego aplicamos un vendaje firmemente alrededor de la zona sin apretar demasiado para no limitar el movimiento, inmovilizamos y así evitamos que tenga movimientos la articulación, colocar férula o tablilla si es necesario.

  • en caso de fracturas debemos inmovilizar la zona afectada, para que así el lesionado no pueda ejercer ningún movimiento, evitando que empeore. Podemos inmovilizar usando férulas neumáticas siempre y cuando la fractura o lesión no tengo exposición de hueso, si hay exposición de hueso debemos usar vendajes, y un férulas rígidas, que sobre pase la zona afectada, para así poder aplicar el vendaje junto con la férula  colocada en la lesión.

Luxaciones: localizamos la articulación afectada, inmovilizamos la extremidad en la posición que la encontramos (sin manipular),  usando una férula o cabestrillo, aplicamos frio local. El objetivo es evitar que la extremidad se mueva lo menos posible, sin que quede muy ajustada la inmovilización.

Contusiones: colocamos frio local en la zona muscular afectada, para evitar la inflamación y reducimos el dolor, podemos usar pomadas sin receta médica aplicándola directamente en la herida. No debemos vaciar el hematoma ni aplicar calor.

¿Cómo las podemos prevenir?

Para prevenir un esguince debemos tener un calentamiento previo, antes de entrar en entrenamiento o un partido, hacemos estiramiento de las articulaciones y los músculos durante unos segundos, el uso del calzado adecuado es la clave, vendas especiales para la práctica del deporte, deben ser rígidas así evitamos que la articulación se deslice fuera de su lugar.

Aunque existen esguinces que se producen de forma inesperada que no se pueden prevenir, puede ser por una caída o pisada, nuestro cuerpo debe estar debidamente preparado para el esfuerzo físico, no solo basta con estirar las piernas también hay que hacerlo con todo los músculos. Por ello, apunta lo siguiente:

  • Tras una torcedura de tobillo, es necesario vendar bien la zona o colocar una tobillera para prevenir una recaída o empeoramiento.

  • Prevención para evitar luxación, calentar antes de realizar la actividad deportiva, hacer ejercicio para aumentar la flexibilidad de las articulaciones y resistencias de los ligamentos, usar calzado cómodo
  • Para prevenir los calambres y desgarres, debemos tomar mucha agua antes, durante y después de los encuentros, con esto lograras que tus músculos estén hidratados adecuadamente para que se contraigan y relajen de manera normal.
  • En caso de desgarres musculares o calambres, lo que tendremos que hacer es utilizar compresas de agua fría y caliente, la caliente ayuda para aliviar el dolor muscular y la fría ayuda a relajar los músculos.
  • Esperar siempre que la recuperación sea completa, una lesión mal curada puede ocasionar problemas de mas gravedad a futuro, jugar demasiado pronto lleva un gran riesgo, ningún partió es importante como nuestra salud.
  • El cuerpo tiene sus propios mecanismos de defensa, entre las lesiones que se pueden ejercitar, para que el individuo sea más resistente. Lo ideal es realizar un calentamiento completo para prevenir estas lesiones mencionadas.
  • Una ordenada adecuación a la carga de entrenamientos, así como respetar los tiempos de descanso entre esfuerzos.

Vídeo con más información;

Para más información pueden visitar el siguiente enlace verán información más detalla

Páginas sugeridas:
loading...

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies