¿Cómo evitar el efecto “yoyó” de las dietas?


Si llegaste a tu peso ideal, seguramente te asustará pensar que en un futuro llegará el conocido efecto rebote o “yoyó”, caracterizado por el aumento de peso de forma veloz y en algunas ocasiones hasta llegar al doble de los kilos perdidos.

La mayoría de las personas mantienen una rigurosa dieta para combatir el sobrepeso u obesidad y algunos lo consiguen. En cambio otros, en lugar de perder peso, terminan por ganarlo. Esto sucede porque estas dietas privan a las personas de comer ciertos alimentos, lo que solo consigue que el organismo deje de asimilar los nutrientes de ese alimento y, cuando es ingerido nuevamente, sus calorías van directamente a tu cuerpo.

Este proceso es el que se conoce como efecto “yoyó”, cuando el cuerpo pierde y gana peso con la misma rapidez. Pero puedes evitar el efecto “yoyó” de las dietas si sigues algunos de estos consejos que a continuación te ofrecemos.

El esfuerzo tiene su recompensa

Los especialistas concuerdan en una cosa: una vida saludable te dará un peso saludable. Pero del dicho al hecho existe una gran diferencia. La sociedad ha llevado a las personas a pensar que una “dieta” es sinónimo de privación de los alimentos con alto contenido calórico, y nada más alejado de la verdad. Una dieta en términos médicos es aquella que deben seguir un paciente de una patología especial, por ejemplo diabetes, cáncer o gastritis.

¿Cómo evitar el efecto “yoyó” de las dietas?Una persona debe mantener una régimen saludable comiendo todos los grupos de alimentos, incluyendo las azúcares. La diferencia para no llenarse de kilos es la cantidad de alimento que ingieres y qué actividad haces para eliminar esas calorías.

Por ejemplo, si ingieres 1200 calorías diarias y cada día pasas la aspiradora o corres 15 minutos, quemarás rápidamente esas calorías, lo que significa que las medidas en tu cuerpo se mantendrán perfectas o, en caso de sobrepeso, disminuirán. Si ese es tu caso y un día comes un helado de 300 calorías (por exagerar) simplemente tendrás que agregar una actividad adicional como subir las escaleras a paso rápido o ir a la oficina en bicicleta.

Conceptos básicos de la dieta

Debes saber que cuando tienes al cuerpo en un régimen de pocas calorías, éste reacciona de una manera diversa a la normal, ya que aguanta las calorías vacías de los alimentos como reservas cuando dejes de consumirlos. Por ello, lejos de ser una ventaja privar al cuerpo de las calorías que necesita lo deja sin energía para afrontar el día, lo que se traduce en que quemas menos aún con mucho esfuerzo.

Un cuerpo privado de ciertos alimentos se mantiene en reserva con grandes cantidades de calorías. No es que tu cuerpo te quiere ver gorda. Al contrario: es su manera de reaccionar al sentir que estarás hambrienta por un tiempo. Por ello, una de las cosas que debes hacer para evitar el efecto “yoyó” de las dietas es precisamente alimentar al cuerpo pero de forma adecuada.

Usar la lógica en las comidas

Si engordaste comiendo, no necesariamente adelgazarás dejándolo de hacer. No deja de ser esta una una ecuación básica donde si sumas ganas y si restas pierdes. En realidad la alimentación es un proceso complejo y, por ello, a veces es mejor aplicar la lógica antes de correr a ingerir pastillas milagrosas.

No te prives del postre en “algunas” comidas. Eso sí, si cada día agregas 300 calorías de un postre, no debes enfadarte con la balanza cuando te lo recuerde. Lo que debes hacer es, por tanto, guardarte ese postre para un momento especial, para cuando desees de verdad saborearlo.

No esfuerces el organismo con dietas de pocas calorías. Mantener un régimen alimenticio con todos los grupos de alimentos, es cierto que puede parecer demasiado. Pero los resultados son fiables y, lo que es mejor, durarán por muchos años.

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario