Cómo vendar el tobillo después de una lesión en casa fácilmente.

La articulación del tobillo suele lesionarse con frecuencia.  Caminando, corriendo, saltando, bajando un escalón… basta distraerse, apurar el paso o usar un calzado inadecuado para que tu tobillo se doble o se resienta. Por esta razón, es importante saber qué hacer en esta situación,  especialmente cómo vendar el tobillo, ya que la inmovilización es parte importante del tratamiento de las lesiones de esta articulación.

Los tobillos intervienen activamente en la marcha. Al estar lesionado, acciones como caminar resultan muy dolorosas y pueden llevar a la agravación de una lesión existente.

Por esta razón lo más recomendable al lesionarse el tobillo es inmovilizarlo y evitar apoyar hasta que se resuelva la inflamación. Claro está, esto es el paso que sigue a hacer un correcto diagnóstico de la magnitud de la lesión, lo que descarta la necesidad de tomar acciones más complejas como una cirugía o la colocación de una inmovilización con un yeso o una férula.

¿Qué necesito para vendar el tobillo?

Para hacer un vendaje de tobillo necesitas dos cosas: Una venda elástica y un trozo de adhesivo. Con estos materiales puedes hacerte tú mismo un vendaje sencillo, como explicaré más adelante.

Existe una variante llamada vendaje neuromuscular o vendaje funcional.  Este tipo de vendaje es más difícil de hacer, por lo general, lo realizan los fisioterapeutas o los deportistas bien entrenados en su técnica. Su ventaja es que, son más específicos en los tipos de movimientos que restringen.

Cómo vendar el tobillo paso a paso

Antes de proceder al vendaje del tobillo es necesario descubrir el pie, retirar los calcetines y limpiar la piel. Luego, se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Levantar la pierna y apoyarla sobre una mesa o silla. Lo ideal es que la persona lesionada se acueste o se siente con la pierna afectada estirada y que otra persona realice el vendaje.
  2. Colocar el pie en posición neutra. No debe estar inclinado hacia los lados, además debe existir un ángulo de 90° entre la planta del pie y la pierna.
  3. Comienza a aplicar la venda haciendo movimientos circulares. Este tipo de vendaje se inicia detrás de los dedos de los pies hacia la pierna.  Debe tenerse cuidado de cubrir bien el talón. Hacer este tipo de vendaje permite que el tobillo realice movimientos de flexión y extensión.
  4. Al finalizar la venda se fija con un adhesivo. Procura fijar el vendaje en la parte externa, ya que así evitas que se desprenda o que se produzcan lesiones por el roce en la otra pierna.

En el siguiente video puedes visualizar cómo vendar el tobillo con la técnica correcta y todos los cuidados que debes tener al hacer el mismo.

Cómo vendar el tobillo cuándo ocurre un esguince

Un esguince es una lesión en donde se estira un ligamento.  En el caso del tobillo los ligamentos que se lesionan son los que se ubican a los lados del tobillo, el ligamento lesionado dependerá de si el tobillo se dobla hacia adentro o hacia afuera.

Para que estos ligamentos se desinflamen más rápido, es necesario evitar los movimientos hacia los lados, por lo que, al hacer el vendaje debemos tratar de limitar estos movimientos.

Cómo vendar el tobillo inflamado

En el caso de los tobillos inflamados debemos considerar la causa de la inflamación.

Un tobillo en el que ocurrió una contusión suele estar muy hinchado.  Este factor debemos tenerlo en cuenta, debido a que, el vendaje deberá cambiarse diariamente al principio. Ya que, al irse desinflamando y reabsorbiendo el hematoma el vendaje quedará flojo, por lo que dejará de cumplir su función.

Cómo vendar el tobillo de forma preventiva

Los esguinces de tobillo pueden lesionar los ligamentos de forma permanente.  Es posible que, estos no se recuperen por completo y queden “estirados” lo que favorece que ocurran nuevos esguinces.  Esto se conoce como inestabilidad articular y es muy común en atletas y deportistas.

Por ello, es recomendable que quienes tienen tendencia a sufrir esguinces se apliquen un vendaje preventivo antes de realizar una actividad deportiva, en especial si durante la misma debe correr, saltar o cambiar bruscamente de posición.

El vendaje preventivo también debe hacerse si se va a realizar alguna actividad en terreno irregular o resbaloso en donde haya riesgo de resbalarse.

vendaje de tobillo

¿Qué hacer luego de un vendaje de tobillo?

Una vez efectuado el vendaje es importante que tengas los siguientes cuidados:

Evita que se moje la venda

Es necesario retirar el vendaje antes del baño o cubrirlo con una bolsa plástica para que no se moje.  Las vendas húmedas afectan la piel y favorecen el desarrollo de infecciones por hongos.

Vigila periódicamente la piel de los dedos de los pies

Cuando un vendaje queda muy apretado puede hacer que los dedos se hinchen o que tomen un color pálido, esto también produce molestia o dolor.  Si tienes duda lo mejor es cambiar el vendaje.

No inmovilizar por completo

Lo peor que puedes hacer luego de colocarte un vendaje en el tobillo es mantener la articulación inmóvil. La idea es restringir algunos movimientos pero no inmovilizar por completo

Mientras tengas el vendaje debes hacer algunas movilizaciones, principalmente flexión y extensión del pie.  Estos movimientos ayudan a movilizar líquidos inflamatorios y evitar la rigidez de los ligamentos, músculos y tendones que no se lesionaron.

Ejercicios que puedes hacer para recuperarte más rápidamente de las lesiones de tobillo

Mientras tengas colocados el vendaje circular puedes llevar a cabo pequeños movimientos de flexión y extensión varias veces al día.  Durante los primeros días no debes hacer movimientos hacia los lados. Trata de no apoyar el pie en el piso, debes usar una muleta para deambular.

En el siguiente video se muestran los primeros ejercicios que debes hacer tras el esguince.

Una buena cicatrización del ligamento ocurre solo cuando se inicia la movilización temprana. La movilización produce una serie de estímulos que permiten que las nuevas fibras de colágeno que van a formar la cicatriz se orienten en el sentido de mayor tracción, lo que contribuye a que el ligamento recupere su resistencia.

Otra ventaja de la movilización, es que permite que los huesos que forman la articulación “vuelvan a su sitio”.  Tras un esguince puede ocurrir un desplazamiento de los huesos llamado subluxación.  Si el tobillo se inmoviliza con una férula y se mantiene inmóvil por 21 días, como se hacía antiguamente, la articulación puede quedar desalineada ocasionando dolor al apoyar.

Después de los primeros 2 o 3 días podemos comenzar otros movimientos, esto dependerá de si hay o no hematoma y si el dolor es tolerable. Retira la venda y sumerge el pie en agua tibia o caliente a tolerancia por unos 5 minutos. Luego, realiza la misma flexión y extensión, seguida por pequeños movimientos circulares hacia adentro y hacia afuera.

También, se pueden incluir ejercicios con resistencia como se muestra en el siguiente video.

 

Páginas sugeridas:
loading...

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies