Trucos para comer menos calorías sin perjudicar la salud

Existe una gran diversidad de trucos para comer menos calorías sin perjudicar la salud, no es necesario pasar hambre o dejar de comer. Te preguntarás ¿Cómo comer menos sin pasar hambre? Es posible cambiando nuestras rutinas alimentarias, las horas de comida, las formas de preparación, las combinaciones, la selección del alimento y las porciones en nuestro plato.

Si quieres comer menos sin afectar tu salud es posible, aquí te brindamos unas opciones fáciles de seguir, para que las apliques en tu rutina diaria y valores los resultados.

Trucos para comer menos calorías

Trucos para comer menos calorías sin reducir la comida ni perjudicar la salud

  • Selecciona las comidas que menos engordan

Hay comidas que te ayudan a calmar el hambre por su efecto saciante, por lo general están cargadas de mucha agua y pocas calorías, éstas deben estar presentes siempre en tus platos. Para lograr este objetivo fíjate en el régimen alimenticio más saludables del mundo, la dieta mediterránea. En su dieta incluyen vegetales, frutas y una buena ración de pescado. Con este tipo de alimentación las dietas milagros quedan a un lado, ya que se puede perder peso sin mayor esfuerzo, solo manteniendo la misma disciplina.

  • Come menos carbohidratos

Los carbohidratos pueden darte mucha energía y hacerte sentir satisfecha, sin embargo su exceso es muy perjudicial para la salud y la estética. Consume los carbohidratos como el pan, la pasta y el arroz en presentaciones integrales, es mucho mejor. Cómelos preferiblemente en el desayuno y las cenas, aunque en poca porción. Ellos te ayudarán a evitar la ansiedad.

Un truco para disminuir la porción de carbohidrato en cada comida es comenzando por comer mucha ensalada. Las ensaladas son bajas en calorías, es una de las comidas que menos engorda, de manera que a mayor volumen de ensalada la cantidad de carbohidratos será más baja. La fibra de los vegetales hace el efecto saciante, evitando las ganas de comer un segundo plato en exceso.

  • Bebe agua en abundancia

Incluye el agua antes, durante y después de las comidas. Es una alternativa muy utilizada y que puede ocupar un espacio dentro del estómago que genera un efecto saciante, disminuyendo así la porción de comida en el plato.

  • Come menos dulces y alimentos refinados

Reduce los alimentos refinados o conocidos también como carbohidratos procesados como por ejemplo: jarabes refinados, refrescos, cervezas y vinos, azúcar de mesa, harinas; son los que más engordan. Para estar seguro de que los alimentos están basados en granos no refinados, busca los productos y ubica en su etiqueta los datos nutricionales y compra aquellos que se anuncian como granos enteros. Comer menos dulce es indispensable, también evita las galletas, tortas, donas, barras de caramelo y la gelatina, entre otros.

Si te interesa, en este aquí tienes más información:

Alimentos ricos en carbohidratos que debes evitar
  • No piques comidas por las noches

Es una de las peores costumbres que podemos adoptar. Es muy normal que al estar acostado viendo una película nos provoque ir al frigorífico y picar algo de lo que está allí adentro. Esta práctica tiende a engordar mucho, principalmente en personas con el metabolismo lento.  Un truco para disminuir el efecto de este hábito es mantener en la nevera alimentos sanos. Dispón en la nevera productos como yogurt, leche descremada, cereales entre otros. Y restringe en la lista de compras alternativas tentadoras pero cargadas de mucha azúcar.

  • Come menos por las noches

La ansiedad es uno de los enemigos a vencer sobre todo en las noches, es un hábito reconocido como desorden alimenticio. Al comer por la noche cargamos de energía a nuestro cuerpo, cuando éste se dispone a descansar. Una forma de evitar esto es cenando con abundantes proteínas, para generar el efecto saciante. También evita saltarte alguna comida durante el día. De igual manera respeta el horario para irte a la cama, si acostumbras a dormirte muy tarde es normal que te de hambre y luego no puedas dormir sin antes comer algo.

  • Cambia la manera de cocinar

Acostúmbrate a utilizar medios alternativos a las frituras, prefiere siempre la cocción a vapor, a la plancha o a la parrilla. Elige las ensaladas crudas, ya que los vegetales cocidos pierden muchas vitaminas y minerales.

  • Cambia el tamaño del plato

A menor tamaño del plato menor es la cantidad de las porciones que te servirás. Acostúmbrate a servirte las comidas en un plato más pequeño al normal y de esta manera lo verás siempre muy lleno. Este efecto visual puede ser muy poderoso para engañar al cerebro. Un buen truco puede ser dividir la comida en dos platos; el primero, un plato grande de ensalada y el segundo, un plato pequeño con el resto de los alimentos del grupo alimenticio.

Sigue estos trucos de manera progresiva y no drástica, lo importante es ir educando al organismo, sustituyendo los alimentos refinados cargados de mucho carbohidrato por frutas, ensaladas, alimentos integrales, pescados, carnes magras, yogures, etc.  ¡Comer menos calorías sin perjudicar nuestra salud es la responsabilidad de cada uno de nosotros!

loading...

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies