La obesidad en la adolescencia: un problema de mucho peso


En muchos países la obesidad en la adolescencia ha llegado a niveles preocupantes, haciendo de nuestras futuras generaciones seres con mayores complicaciones no sólo a nivel físico sino también a nivel emocional. Aunque la obesidad en esta etapa de la vida es muy fácil de detectar, su tratamiento es muy difícil de llevar a cabo.

La mayoría de las causas de ésta condición suelen apuntar a una alimentación inadecuada y falta de ejercicio físico, aunque  también encontramos causas por problemas endocrinos que aún no han sido debidamente diagnosticados. La realidad es que hay que prestar urgente atención a nuestros jóvenes cuando comienzan a presentar esta condición,  ya que sólo en Estados Unidos la obesidad causa más de 300.000 muertes cada año.

Adolescencia: la etapa de mayor presión social

A pesar que es sólo una etapa en la vida de un individuo, la adolescencia es una línea muy delgada de emociones y presiones del  entorno de estos seres que dejaron de ser niños pero no son adultos aún. Los padres debemos estar pendientes de vigilar el autoestima de nuestros adolescentes porque el rechazo de sus compañeros puede causar baja autoestima y tras de ella llega un círculo vicioso de ansiedades e impulsos de comer para protegerse inconscientemente del rechazo de sus compañeros.

El adolescente y la obesidad

La obesidad en la adolescencia: un problema de mucho pesoAsí como es evidente la presión social que ejerce el entorno y los estereotipos inalcanzables de los medios sociales, también es evidente que en la edad de la adolescencia es cuanto se genera mayor cantidad de energía.  Actuar inteligentemente es asegurar que nuestros hijos formen parte de grupos deportivos, artísticos, musicales para hacerles sentir que forman parte de “algo”, que la intención es alcanzar un objetivo en común y libramos a nuestros hijos de pensamientos depresivos que puedan darle cabida a  la obesidad.

¿Qué hago si mi hijo siempre fue un niño robusto?

Si tu hijo siempre fue el más gordito del grupo la tendencia  que lo siga siendo es alta y las probabilidades de desarrollar obesidad mórbida son mayores. Te aconsejamos que desde la preadolescencia introduzcas a tu hijo en un régimen alimenticio riguroso para que pierda los kilos antes de que llegue la etapa donde su cuerpo presenta cambios sexuales que indican madurez física, de hecho una gordura no controlada puede originar desarrollos prematuros en el niño o niña.

Mi hijo siente que no encaja y ha empezado a engordar

Si por el contrario los cambios de obesidad en la adolescencia se dan producto de problemas emocionales por inseguridad o baja  autoestima no canalizadas, debes ubicar la ayuda de un experto, recuerda que los adolescentes tienden a maximizar la realidad y lo que para nosotros puede no presentar un problema, para ellos es el fin del mundo. Detén a tiempo los malos hábitos alimenticios, evita llenar las alacenas con alimentos ricos en carbohidratos y azúcares, supervisa los alimentos que se lleva al cuarto y no vuelvas los alimentos una recompensa para ellos sino un estilo de vida.

Autor imagen Flirk

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario