La dieta del tomate. ¿Cómo actúa?


Existen muchas opciones a la hora de incluir alimentos nutritivos a nuestra alimentación, sin embargo hoy en día se conoce una dieta donde el tomate es el protagonista, viene con excelentes resultados a la hora de perder peso, y considerando que el tomate es un buen acompañante con delicioso sabor, bajar de peso comiéndolo es una muy buena idea. La dieta del tomate te ayudará a bajar al menos dos kilos en menos de una semana.

Desayuno básico en la dieta del tomate

Al comenzar el día puedes preparar un rico jugo de tomate, rico en antioxidantes y vitaminas C, B y K, para nutrir e hidratar tu organismo, realiza la siguiente preparación: bate en la licuadora, un tomate maduro muy fresco (si es suficientemente grande) o dos si son pequeños, exprime un limón y agrégale dos vasos de agua, adórnalo y aromatízalo con una hoja de menta, sirve y tómalo en ayunas, esto además de mejorar la alcalinidad de tu organismo, favoreciendo la protección de tu cuerpo, recarga tus energías para poder realizar tus actividades diarias.

La dieta del tomate. ¿Cómo actúa?
Almuerzo:

Para el almuerzo, en un sartén antiadherente precalentado agrega varias rodajas de un tomate, rocíalo con aceite de oliva y condimenta con ajo, sal, pimienta y orégano (fresco o deshidratado), puedes agregar queso parmesano rallado (una cucharadita) cuando estén cocidos, sirve, y degusta. A esta misma preparación puedes agregar hojas de lechugas pre-lavadas con sal, cortadas con la mano (para conservar su frescura), para realizar una ensalada que te permita variar de acuerdo a tu preferencia.

Cena:

A la hora de cenar, puedes volver a preparar el jugo de tomate que se explicó con anterioridad para el desayuno, tómalo inmediatamente para no perder la frescura y el poder antioxidante de los elementos que lo componen, el tomate es muy bueno para proteger el sistema digestivo, y contiene micro y macronutrientes como el: zinc, cobre,fósforo, calcio, magnesio potasio y sodio, además de hierro, los cuales son indispensables para mantener el equilibrio hidroelectrolítico, sobre todo si haces ejercicio regularmente, el jugo de tomate además de ser dulce, permite recuperar los elementos que pierdes sudando y gastando energía mientras estás en el gimnasio o trotando al aire libre.

Recomendaciones:

Otra de las opciones es tomar un plato pequeño (es imprescindible controlar las porciones, si queremos obtener buenos resultados), abrir el tomate con un cuchillo haciendo un corte en forma de cruz, agregando una pizca de sal, una cucharadita de queso ricota y albahaca al gusto, de esta forma puedes degustar el tomate y añadir fibra a tu organismo, sentir el sabor italiano de esa combinación cuyo olor es espectacular, a esto puedes agregarle aceite de oliva si prefieres.

Cuando hacemos la dieta del tomate es importante que nos concentremos en lo que estamos comiendo, prestando especial atención a los detalles, picamos el tomate en trozos pequeños que vamos a masticar lentamente tomando conciencia de que ése es nuestro momento para comer, de esta forma la respuesta sensorial que mandamos a nuestro cerebro se traduce en que no hay que pasar hambre, pues estamos cubriendo nuestro requerimientos alimenticios con una rica comida.

Esta dieta del tomate debe hacerse por dos o tres días, acompañada de mucha agua después de comer, esto permitirá bajar al menos 2 kilos en tiempo récord, sin alterar tu organismo, luego de lograr tu meta puedes variar la alimentación incluyendo tomate dentro de tus opciones en un sentido menos estricto y siempre sabroso.

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario