La dieta del tipo sanguíneo


La dieta del tipo sanguíneo¿Es el grupo sanguíneo de la mejor manera de determinar cuál debe ser tu dieta?

Con la dieta del tipo sanguíneo perderás peso, te sentirás más saludable y reducirás el riesgo de muchas enfermedades. Al menos, eso es lo que dice el Dr. Peter D’ Adamo, naturópata y autor del libro Los grupos sanguíneos y la alimentación.

No es de extrañar entonces, que haya sido un éxito entre estrellas de Hollywood como Liz Hurley y Courtney Cox- Arquette.
Pero la verdad es que la mayoría de los expertos médicos y nutricionales no están de acuerdo con esta teoría  y les parece una completa tontería.

¿En que se basa la dieta del tipo sanguíneo?

El Dr. D’ Adamo cree que nuestro grupo sanguíneo determina el modo en que nuestros cuerpos se ocupan de los diferentes nutrientes. Su teoría se basa en la idea de que cada grupo sanguíneo tiene un marcador antígeno único (una sustancia que el cuerpo reconoce como extraña) y que este marcador reacciona mal ante ciertos alimentos, dando lugar a todo tipo posibles problemas de salud. Por otra parte, el Dr. D’ Adamo cree que los niveles de acidez del estómago y las enzimas digestivas se vinculan al tipo de sangre. En consecuencia, dice, siguiendo una dieta especialmente diseñada para tu tipo de sangre, tu cuerpo digiere y absorbe los alimentos de manera más eficiente, con el resultado de que se pierde peso.

Pero aquí es donde la teoría se vuelve aún más extraña. El Dr. D’ Adamo cree que debido a que los tipos de sangre se desarrollaron en diferentes momentos a lo largo de la historia, debemos comer una dieta basada en los tipos de alimentos que nuestros antepasados ​​comían normalmente en aquel momento.

¿Cuándo se desarrollaron los tipos de sangre?

El grupo sanguíneo O fue el primer tipo de sangre identificado, estamos hablando de nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores, alrededor de 50.000 antes de Cristo. Sin embargo, el Dr. D’ Adamo cree que nuestros antepasados ​​tipo O sobrevivieron y prosperaron con una dieta alta en proteínas a base de carne, y ese es el tipo de dieta es el que deben seguir actualmente las personas con grupo sanguíneo O en la actualidad.

Luego vino la aparición de sangre tipo A, en algún momento alrededor del 15.000 antes de Cristo. Por aquella época, nuestros antepasados ​​cazadores, comenzaron a asentarse en comunidades de tipo agrícola. La creación del grupo sanguíneo A en esta época significaba que nuestros antepasados ​​seguían una dieta vegetariana. Y de nuevo, el Dr. D’ Adamo recomienda que a las personas con grupo sanguíneo A seguir una dieta vegetariana.

Tipo de sangre B supuestamente evolucionó alrededor de 10.000 antes de Cristo gracias a nuestros antepasados ​​nómadas. Ellos dejaron sus granjas y comenzaron a vagar por la tierra en constante movimiento. En consecuencia, el Dr. D’Adamo, dice que hoy el grupo sanguíneo B puede llevar una dieta variada, incluyendo carne, productos lácteos y vegetales.

Finalmente, llegó el grupo sanguíneo AB, que se desarrolló hace unos 1.000 años. El Dr. D’ Adamo cree que este tipo de sangre ayudó a nuestros antepasados ​​a hacer la transición a los tiempos modernos. Lo que significa que las personas con grupo sanguíneo AB pueden comer una mezcla de los alimentos adecuados, tanto para el grupo sanguíneo A y del grupo sanguíneo B.
Cada uno de los cuatro tipos de sangre tiene una lista detallada de los alimentos que se deben evitar y los que pueden ser incluidos.

Grupo sanguíneo O
Las personas con tipo O necesitan comer una dieta típica de cazador-recolector. En otras palabras, una dieta alta en proteínas, y baja en carbohidratos, con un montón de carne y pescado, pero no los productos lácteos ni cereales.
Si esto te suena familiar, es porque lo es. Existen muchas planes de alimentación que recomiendan esto, como la dieta cetogénica, la dieta Atkins o la dieta Dukan.
Los alimentos que se pueden comer libremente son: la carne, el pescado y el aceite de oliva.
Alimentos que puede comer con moderación son: los huevos, nueces, semillas, algunas verduras y frutas.
Alimentos que se deben evitar son: Los productos lácteos, frijoles, cereales, pan, pasta y arroz.
El Dr. D’ Adamo recomienda mucho ejercicio aeróbico como correr, al igual que nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores hacían.
Grupo sanguíneo A
Según el Dr. D’ Adamo, como este grupo sanguíneo era llevado por agricultores, incluían muchas verduras y cereales, pero poca carne. En consecuencia, el tipo de sangre A debe seguir una dieta vegetariana, pero evitando los productos lácteos.
Esto significa que los frutos secos, semillas, frijoles, cereales, pasta, arroz, frutas y verduras se pueden comer sin problema.
Como complemento, se recomienda ejercicio suave y relajante, como el yoga o el golf.
Grupo sanguíneo B
Es el grupo con menos restricciones alimenticias. Los únicos alimentos que se deben evitar son los alimentos procesados, aunque no se recomiendan los frutos secos y semillas, y sólo se deben comer pequeñas cantidades de alimentos ricos en carbohidratos.

Respecto al ejercicio, el Dr. D’ Adamo recomienda actividades con un componente mental, como el senderismo, el tenis y la natación, debido a que nuestros antepasados hacían  muchas tereas mientras viajaban.

Grupo sanguíneo AB
Las personas con este tipo raro de sangre deben consumir una combinación de los alimentos recomendados para los grupos sanguíneos A y B. Un tanto confuso cuando al tipo B se le permite comer la mayoría de los alimentos, mientras que al tipo A se le recomienda una dieta vegetariana.

El Dr. D’ Adamo sugiere que las personas con tipo AB sigan una alimentación principalmente vegetariana con un poco de carne, pescado y productos lácteos de vez en cuando.

Sobre el ejercicio se deben combinar ejercicios calmantes con actividades de intensidad moderada.

¿Qué dicen los expertos de la dieta del tipo de sangre?

Los expertos médicos están de acuerdo universalmente en que la teoría no tiene sentido, y dicen que no hay absolutamente ninguna relación entre nuestro grupo sanguíneo y la dieta que comemos. Por lo tanto no encontrarás nutricionistas o dietistas cualificados que recomienden esta dieta.

Hay también varias preocupaciones, ya que las dietas recomendadas para los grupos sanguíneos O y A están limitados considerablemente los principales grupos de alimentos.

A largo plazo, esto puede conllevar carencias alimenticias para una buena salud. Eliminar los productos lácteos, por ejemplo, dará lugar a un consumo pobre de calcio, lo que puede te puede poner en riesgo de osteoporosis (enfermedad de los huesos de cristal).  Evitar la carne puede provocar en una baja ingesta de hierro, que puede derivar en anemia. Esto es aún más preocupante en vista del hecho de que la mayoría de la gente son el grupo sanguíneo O o A.
¿Puede la dieta del tipo sanguíneo ayudarme a perder peso?
Casi con toda seguridad, pero esto se debe a que cada una de las dietas para los cuatro tipos de sangre elimina grupos específicos de alimentos, como el pan y los cereales, los productos lácteos o la carne y el pescado. El Dr. D’ Adamo no da ninguna indicación sobre la cantidad de peso que se pierde, va a depender de la cantidad de alimentos que restrinjas.

¿Tiene ventajas la dieta del grupo sanguíneo?

No hay muchas cosas positivas que decir acerca de esta dieta, que se basa claramente en la ciencia ficción y no un hecho científico. Sin embargo, como con cualquier dieta, que te llevará replantearte lo que estás comiendo actualmente, con el resultado de que puedes comenzar a hacer cambios en tu dieta. Sumado a esto, la dieta del tipo sanguíneo recomienda comer alimentos frescos y naturales y por lo tanto puede ayudar a eliminar la comida procesada.

¿Tiene desventajas la dieta del tipo de sangre?

Hay un montón. En un nivel práctico, es posible que necesites una prueba de sangre para descubrir tu grupo sanguíneo si es que no lo sabes. A la hora de comer también puede ser imposible si todos en la familia quieren seguir la dieta, pero tienen grupos sanguíneos diferentes. Pero lo más importante es que aunque se pierda peso, puede afectar a tu salud a largo plazo.

Sin embargo, si todavía quieres darle una oportunidad, lo mejor es hacerla sólo por un corto período de tiempo (una semana o menos) hasta que consigas un plan de pérdida de peso saludable.
Esta dieta, está llena de pseudo-ciencia y tiene el potencial para hacer a la gente a evite muchos alimentos nutritivos, y aunque da la impresión de estar basada en la investigación científica, la teoría de la dieta del tipo sanguíneo es una tontería.

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario