Entrenamiento Funcional ¿Ya Has Sentido su Poder?


El entrenamiento funcional es todo un boom. Se trata de entrenar con un propósito concreto así de simple, te doy un ejemplo sencillo.

Digamos que Juan es un albañil quien ha sufrido una lesión en la zona lumbar, entonces el entrenamiento funcional sería enseñar al paciente a levantar cajas, arrastrar la carretilla, tirar de la polea para elevar cubetas, dejar materiales pesados en el suelo.

El entrenamiento de Juan está orientado a fortalecer los grupos musculares principales y auxiliares para poder hacer su trabajo de forma eficiente y así evitar futuras lesiones.

Esto es entrenamiento funcional. Todo el entrenamiento enfocado y diseñado específicamente hacia un objetivo concreto.

¿Interesante no?

El entrenamiento funcional tiene sus orígenes en la rehabilitación. Los terapeutas físicos y ocupacionales y quiroprácticos quienes  a menudo usan este método para inmovilizar a los pacientes con trastornos del movimiento.

¿Cuál es la diferencia del entrenamiento funcional con la forma tradicional de ejercitarse?

La mayoría de las instalaciones de fitness tienen una variedad de máquinas de entrenamiento con pesas que se dirigen a aislar músculos específicos. Como resultado, los movimientos no llevan necesariamente ninguna relación con los movimientos que la gente hace en sus actividades regulares o deportes, mientras que el entrenamiento funcional integra todos los aspectos del movimiento humano. Para llegar a tener un entendimiento completo y así mejorar el rendimiento de los atletas o para el fin que tú quieras.entrenamiento funcional

Componentes de un programa de ejercicio funcional

Para ser eficaz, un programa de ejercicio funcional debe incluir un número de diferentes elementos que se pueden adaptar a las necesidades o metas de un individuo:

  1. Funcionalidad – Debe basarse sobre tareas funcionales dirigidas a las actividades de la vida cotidiana.
  1. Individualizado – Un programa de entrenamiento debe adaptarse a cada individuo, centrándose en tareas significativas. También debe ser específico para el estado de salud del individuo, incluyendo antecedentes de lesión.
  1. Integrado – Debe incluir una variedad de ejercicios que trabajen en la flexibilidad, el núcleo, el equilibrio, la fuerza y el poder, centrándose en múltiples planos de movimiento.
  1. Progresiva – La formación progresiva aumenta constantemente la dificultad de la tarea.
  1. Periodizado – Sobre todo mediante la formación con la práctica distribuida y la variación de las tareas.
  1. Repetida con frecuencia. El uso de la manipulación de objetos de la vida real realizado en entornos específicos del contexto.

 

Los cinco principales beneficios del entrenamiento funcional

1 – Mejora la movilidad general, tanto articular como muscular.

2 – Debido a que entrena movimientos, tiene un mayor gasto calórico, lo que favorece a la disminución de la grasa.

3 – Trabaja músculos secundarios y adyacentes que trae como beneficio las mejoras de las habilidades motrices: agilidad, coordinación y equilibrio.

4 – Al utilizar ejercicios de rotación en la zona media, brinda mejor postura corporal.

5- Es altamente motivacional ya que tendrás en mente un objetivo claro, es decir una razón muy específica por la cual entrenas.

Ten presente que nunca debes exagerar haciendo ejercicios de ningún tipo ya que sería contraproducente, además de una lesión, podrías estar desgastando el cartílago de tus articulaciones y así limitar tu entrenamiento. La recuperación de ese tipo de lesiones es larga y costosa, así que debes conocer bien los límites de tu fuerza y capacidad.

Conclusiones

Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando tener resultados diferentes”. Esta genial frase fue la respuesta cuando le preguntaron a Albert Einstein ¿Qué es la locura? Así que si ya has probado de todo sin los resultados que esperas ¿por qué seguir en lo mismo? ¡Atrévete a cambiar!

La caminata más larga empieza con un paso y hoy puedes dar el primero.

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario