Electrolitos intravenosos, ¿Qué son y cuando se utilizan?

Los electrolitos son minerales necesarios para regular el volumen de líquidos dentro y fuera de las células. En algunas condiciones, las cantidades de estas sustancias en el cuerpo se ven disminuidas por lo que se hace necesario reponerlas.

Las soluciones para reposición de agua y electrolitos se encuentran disponibles en dos grandes tipos de presentaciones, para su uso por vía oral y por vía intravenosa.

Los electrolitos para uso oral son los más utilizados.  Estas preparaciones están diseñadas para reponer perdidas de líquidos y electrolitos en situaciones como la actividad deportiva o en el curso de algunas enfermedades gastrointestinales que llevan a la deshidratación.

En la medida que una persona tolere bien la vía oral, es decir, que pueda ingerir bebidas o alimentos y mantenerlos en su estómago, es preferible usar esta vía para la reposición de las pérdidas de agua y electrolitos.  Cuando esto no es posible, por condiciones como los vómitos, se hace necesario administrar estas sustancias por otra vía, principalmente por vía intravenosa.

Necesidades y pérdidas diarias de líquidos

En condiciones normales los líquidos se pierden a través del aparato digestivo, sudor, respiración, heces (unos 100 ml al día) y por la orina. La vía urinaria es la principal forma de perder líquidos, que puede alcanzar unos 1,5 a 3 litros al día. Esto depende de varios factores, tanto constitucionales del individuo como condiciones del entorno.

En el caso del sudor, su volumen es muy variable.  Quizá en personas sedentarias no juegue un papel muy importante, pero en el caso de deportistas y atletas que realizan una actividad física intensa, el sudor puede representar una pérdida de hasta un litro de agua por cada hora de entrenamiento. En este volumen influyen factores como la temperatura ambiental y la reposición de líquidos durante la actividad física.

Los principales electrolitos del sudor son el sodio y el cloro.  Las pérdidas de estas sustancias pueden relacionarse con la aparición de síntomas como fatiga, dolor de cabeza, debilidad, calambres en las piernas, náuseas e irritabilidad.  Estas molestias son más acentuadas en personas que tienen un régimen de alimentación baja en sal.

electrolitos intravenosos

¿Qué son los electrolitos intravenosos?

Los electrolitos intravenosos son presentaciones que incluyen minerales como sodio, potasio, cloro, magnesio, fósforo y calcio disueltas en una solución acuosa para ser administradas directamente al sistema circulatorio por vía intravenosa.

Una vía de administración intravenosa es la colocación de un dispositivo o catéter que permite tener acceso al sistema circulatorio a través de una vena por un procedimiento conocido como venoclisis. Una vez colocados, estos catéteres se sujetan y pueden mantenerse desde unos pocos minutos hasta 48 horas.

Existen dos tipos de vías intravenosas, las vías llamadas periféricas, en las que se aborda el sistema circulatorio mediante una de las venas de los brazos.  Estas vías se emplean para la hidratación y suministro de medicamentos.  Otro tipo de vías son los accesos centrales, estos están restringidos a pacientes graves o en los que se deben efectuar procedimientos a través de estos catéteres (por ejemplo medición de parámetros como la presión venosa central o la realización de procedimientos como los cateterismos).

¿Para qué se usan los electrolitos intravenosos?

Los electrolitos intravenosos se utilizan para reponer pérdidas de agua y minerales. Principalmente en condiciones como:

  • Deshidratación severa
  • Quemaduras extensas
  • Hemorragias
  • Corregir trastornos específicos de un electrolito, como por ejemplo los niveles bajos de sodio que acompañan al abuso de sustancias diuréticas.
  • Corregir trastornos del pH (grado de acidez) de la sangre, como la acidosis o la alcalosis metabólica.
  • Suplementar estas sustancias en condiciones como la dieta absoluta en los pre o postoperatorios.

Electrolito conentrado inyectable

Principales tipos de preparaciones de electrolitos intravenosos

Existen diversos tipos de soluciones a base de electrolitos, estas difieren en la combinación y en la concentración de estos minerales.

Ringer lactato.

Esta solución también se conoce como solución de Hartmann.  Está constituida por agua, sodio, potasio, cloro, calcio y lactato.  Se emplea para reponer líquidos tanto a nivel sanguíneo como de las células, en especial cuando hay pérdidas por la vía digestiva o tras una quemadura extensa.

Solución fisiológica.

La Solución fisiológica o solución isotónica es una solución de cloruro de sodio al 0,9%.  Es el tipo de solución más comúnmente empleado para reponer líquidos y electrolitos en situaciones en las que la perdida de fluidos disminuye la presión arterial.  También se utiliza para lavar heridas o tejidos durante las cirugías o procedimientos.

Solución hipertónica.

Esta es una solución de sodio y cloro muy concentrada que se utiliza cuando se quiere mover líquidos de las células hacia la sangre, por ejemplo cuando hay edema del cerebro (hinchazón) como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico.

Solución hipotónica.

Se compone por cloruro de sodio al 0,45%, que es la mitad de la concentración existente en la solución fisiológica.  Tiene una menor concentración que la de la sangre por lo que se utiliza cuando existen sustancias muy concentradas en ésta y se busca aportar agua principalmente para diluirlas, por ejemplo en los casos de como diabético en donde hay unas concentraciones muy elevadas de azúcar en la sangre o cuando hay una condición llamada hipernatremia en la que los niveles de sodio se encuentran elevados.

Solución glucosada. 

Es una solución cristaloide que contiene cloro, sodio y dextrosa, se emplea en los casos en que exista deshidratación con niveles bajos de azúcar en sangre, como cuando existe ayuno prolongado o tras el uso de dosis altas de insulina o medicamentos para disminuir la glicemia. Existen dos presentaciones una isotónica y otra hipertónica.

Uso de electrolitos intravenosos

Las diversas presentaciones de electrolitos intravenosos son productos de uso hospitalario.  La administración de estos preparados debe ser llevada a cabo por profesionales de la salud, ya que su uso puede acarrear algunos riesgos si no se efectúa de forma adecuada. Igualmente, la venoclisis representa una puerta de entrada para microorganismos capaces de producir infecciones si no se efectúa en condiciones de asepsia.  También puede llevar a la aparición de complicaciones como las flebitis, trombosis o hematomas por punción accidental de una arteria en vez de una vena.

Durante este tipo de reposición es necesario monitorear diversos parámetros tanto de laboratorio como hallazgos al examen clínico del paciente.

Los electrolitos intravenosos no son la primera opción a la hora de recuperar el agua y minerales perdidos.  Siempre es preferible hidratar y reponer por vía oral. La vía intravenosa se recomienda para aquellos casos en los que condiciones como los vómitos, estados de conciencia alterados o bien alteraciones del equilibrio del organismo hagan que esta técnica resulte más conveniente.

loading...

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies