Electrolitos en el cuerpo humano, los aliados necesarios para la actividad muscular

El cuerpo es una máquina perfecta, sus diversas funciones se llevan a cabo reguladas por sistemas de control que son capaces de iniciar o detener procesos.  Una de las sustancias que intervienen en estos procesos son los electrolitos, minerales que se encuentran presentes en el cuerpo humano cumpliendo una gran cantidad de funciones que permiten mantener el equilibrio entre los diversos órganos y sistemas.

Estas sustancias cumplen importantes funciones en el organismo, en especial si eres atleta o cumples una rutina de ejercicios de forma regular.

Definición de electrolitos

Los electrólitos son minerales que se encuentran en el organismo en forma ionizada, es decir, con una carga eléctrica que puede ser positiva (cationes) o negativa (aniones), esta condición les permite conducir una corriente eléctrica.

Para que estos minerales se ionicen es necesario que se encuentren disueltos en agua, y como sabemos, en el cuerpo el agua constituye el 60% del peso corporal.  Por esta razón los electrolitos se distribuyen en los dos grandes compartimientos de agua del cuerpo que son el líquido intracelular y el líquido extracelular, este último incluye la fracción líquida de la sangre que se conoce como suero.

De esta distribución se deduce que los electrolitos de alguna forma influyen en la distribución del agua corporal e igualmente en las interacciones de las células entre sí.

Para que sirven los electrolitos en el cuerpo humano

Los electrólitos cumplen importantes funciones, como son:

  • Regulan y mantienen la cantidad de líquido en el cuerpo.
  • Regulan el equilibrio acido-base del cuerpo (pH o nivel de acidez).
  • Permiten la trasmisión nerviosa.
  • Son necesarios para que se secreten algunas hormonas.
  • Permiten que los músculos se contraigan y se relajen.

Los electrolitos son fundamentales para permitir que algunos estímulos químicos se conviertan en fenómenos eléctricos.bebida isotónica

Principales electrolitos del cuerpo

Existe una gran cantidad de electrolitos en el cuerpo, los principales son el sodio, potasio, cloro, calcio, fosforo y magnesio.

Sodio

El sodio es el principal electrolito relacionado con el mantenimiento del volumen de líquidos en el organismo, este se encuentra en mayor proporción en el líquido extracelular. El sodio se obtiene por la dieta, cada vez que se ingieren alimentos que contengan sal. El exceso de sodio hace que se acumulen mayores cantidades de líquidos, por lo que su uso excesivo se relaciona con fenómenos como la elevación de la presión arterial y la acumulación de líquidos en los tejidos conocida como edema.

Potasio

A diferencia del sodio que se ubica fuera de las células, el potasio es el principal electrolito que se ubica en el interior celular.  Este electrolito es el encargado de mantener el voltaje o carga eléctrica de las células que influye en su capacidad de responder o no a los estímulos. Este electrolito se obtiene de los alimentos, principalmente el cambur y los tomates, sus pérdidas ocurren básicamente por las heces, los niveles de potasio en el organismo son muy sensibles a condiciones como la diarrea.

Cloro

El cloro es un electrolito con carga negativa, ubicado principalmente en el líquido extracelular, se regula junto con el sodio y de hecho se ingieren de forma conjunta con la sal (cloruro de sodio). La determinación de los niveles de cloro en la sangre permite identificar las causas por las que pudo ocurrir un cambio en el pH o grado de acidez de la sangre.

Calcio

La mayor cantidad de calcio en el organismose ubica en los huesos, pero de forma sorprendente sólo el 1% del total de calcio se encuentra en la sangre en forma de un ion positivo y es imprescindible para que ocurran procesos como la actividad de los músculos y de las neuronas, la coagulación de la sangre, la liberación de hormonas y la actividad de importantes sustancias como las enzimas. Del total de calcio contenido en la sangre gran parte se encuentra unido a una proteína llamada albumina, es el calcio sérico, otra fracción se encuentra libre, esta incluye al calcio ionizado.

Fósforo

El fosforo tiene una regulación inversa con el calcio, cuando uno aumenta disminuye el otro. Se ubica principalmente en el hueso y los dientes, sus niveles se encuentran regulados directamente por la acción hormonal, como en el caso del calcio.

Magnesio

El magnesio es un electrolito que cumple importantes funciones en la actividad muscular y también es imprescindible para que varias enzimas relacionadas con el metabolismo puedan funcionar adecuadamente.  Los niveles de calcio y magnesio experimentan cambios en el mismo sentido, es decir, si uno de ellos sube el otro también lo hace y viceversa.Electrolitos en el cuerpo humano

Por qué son importantes los electrolitos en el cuerpo humano

Muchos procesos del cuerpo ocurren por acción de los electrolitos.  Uno de los mejores ejemplos es la forma como ocurre la transmisión de los impulsos nerviosos.

La activación de la célula hace que se abran unos canales iónicos llamados canales de sodio, con lo que este ion que se encuentra más concentrado en el exterior de las células pasa a su interior por un gradiente de concentración.  Para restaurar el equilibrio el potasio contenido en el interior sale al exterior.  Estos movimientos producen cambios en la carga eléctrica de la célula que hace que en ella tenga lugar algún efecto, como liberar sustancias o contraerse.  Una vez que ocurre el efecto, se activan bombas que sacan el sodio de la célula y reingresan el potasio para restaurar el equilibrio quedando ésta “lista” para reiniciar el ciclo.

Formas en las que perdemos los electrolitos

Como los electrolitos se encuentran disueltos en el agua corporal, cada vez que perdemos líquidos perdemos también electrolitos, como ocurre al sudar, vomitar, orinar mucho o cuando se tiene diarrea. La pérdida de estas sustancias es responsable de varios síntomas que acompañan a condiciones como la deshidratación, principalmente debilidad, calambres, desorientación e irritabilidad.

El sudor es uno de los principales mecanismos de regulación de la temperatura, durante la actividad física se produce sudor con el fin de enfriar el cuerpo. El sudor es un líquido formado principalmente por agua, cloro y sodio, sustancias que se pierden en mayor o menor proporción de acuerdo con factores como la intensidad y duración del ejercicio, la temperatura de ambiente, el tipo de ropa empleada y factores propios del individuo.

Los trastornos gastrointestinales pueden ocasionar vómitos y diarrea.  Estas condiciones son las que más impacto tienen en los electrolitos.  Con el vómito se pierden iones de hidrogeno, la diarrea lleva a mayores pérdidas, en especial de potasio y magnesio.

Otra condición que lleva a la pérdida de electrolitos es el aumento en la emisión de orina, esta situación conocida como poliuria acompaña como la diabetes cuando esta se encuentra descompensada, ya que la orina es una vía por la que el cuerpo puede eliminar el exceso de azúcar en la sangre, con el problema que en la medida que se pierden líquidos también se pierde sodio.

¿Cómo reponer los electrolitos?

En situaciones como el ejercicio físico intenso, así como en el curso de enfermedades que se acompañan por diarrea y vómitos, es necesario reponer electrolitos y agua.  Esto puede hacerse de dos formas, por vía oral o intravenosa.

Electrolitos orales

Existen diversos preparados líquidos diseñados para suministrar electrolitos en los que la proporción entre estos y el agua es similar a la que normalmente existe en la sangre, por lo que se denominan isotónicos.  Algunos de ellos se ofrecen diseñados para deportistas, mientras que otras fórmulas se encuentran en forma de líquidos o sobres para ser disueltos en agua y se recomiendan como parte del tratamiento de la deshidratación en el caso de diarrea y vómitos.

Se recomienda tomar estos preparados incluso antes de que aparezca la sed, de forma periódica mientras persistan las pérdidas de líquidos. Una buena forma de saber si estamos bien hidratados es vigilar la producción de orina.  Durante la deshidratación disminuye la cantidad de orina y esta se vuelve más amarilla y concentrada, cuando se tiene un buen estado de hidratación, la orina se produce en mayores cantidades y suele tener un color claro.

Electrolitos intravenosos

Los líquidos y electrolitos perdidos también pueden ser repuestos por vía intravenosa mediante el suministro de soluciones. Esto se efectúa en el caso de deshidratación severa, cuando hay cambios importantes en el nivel de electrolitos o en pH de la sangre, así como cuando los vómitos son tan frecuentes que no hay tolerancia a la vía oral.

Este procedimiento se efectúa en unidades sanitarias, siendo necesario que el enfermo permanezca en observación hasta la estabilización de su estado de salud.

loading...

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies