Consejos prácticos para adelgazar, no necesitas esfuerzos “sobrehumanos”


¿Sabías que en Estados Unidos el sobrepeso genera alrededor de 400.000  muertes al año?  Este fenómeno se ha convertido en un verdadero problema de salud pública en muchos países.  Por ello,  adelgazar  es una tarea  que no ha espera para aquellos que están pasados de kilos.

El primer paso, consiste en concientizarse de que el cuerpo humano sólo requiere de 2.000 calorías por día para desempeñar sus funciones básicas.  Para preservar este nivel o para disminuir los depósitos de grasa, te regalaremos algunos consejos prácticos para adelgazar.

Es importante analizar detenidamente la información nutricional de las etiquetas de los alimentos que vas a adquirir.  Ahora, si no vas a comprar alimentos etiquetados, infórmate de las propiedades nutricionales de aquellos alimentos que sueles consumir con más frecuencia.

En la web podrás encontrar una gran cantidad de sitios que te darán una información  idónea y  veraz.  Procura por elegir  websites  especializadas en nutrición.

De esta forma, podrás tener un control periódico de las calorías que le estás proporcionando a tu organismo y, de paso,  podrás escoger aquellos alimentos con menor contenido  calórico,  lo que te ayudará a  adelgazar.Consejos prácticos para adelgazar

Opta por darle prioridad a las proteínas, pero con moderación, por supuesto.

Las carnes blancas, como las provenientes del pavo y el pollo, son estupendas  (deshaciéndose de la piel)  puesto que te aportarán proteínas, al cabo que las calorías que ellas contienen no van a aumentar los depósitos de grasa que tienes en tu cuerpo.

Por otro lado, debes disminuir los azúcares, los carbohidratos y las grasas saturadas.  Detente acá un poco, puesto que habrás notado que dijimos  “disminuir” y  no  “suprimir”. El cuerpo también los necesita pero, eso sí, en mucha menor cantidad de la que estás acostumbrado.

Adelgazar no debe ser un proceso demasiado “hipo”, esto es, ni hipocalórico  ni  hipoproteico.  El concepto de “dieta balanceada”  siempre deberá estar presente, a menos que desees tener inconvenientes metabólicos.

Deberás tener en cuenta que debes comer despacio y masticar cada bocado unas diez veces como mínimo.  Lo anterior, por dos motivos:

Por un lado, le ahorrarás a tu sistema digestivo una sobrecarga de trabajo y, de paso, permitirás que los jugos gástricos descompongan adecuadamente los alimentos.

Por otro lado, tu cerebro  “creerá”  que te estás saciando lo que es básico para no comer de más. El cerebro (o la mente, si se quiere)  juega un rol fundamental a la hora de hablar de las dietas.

En el mismo orden de ideas, digamos que debes disminuir (no suprimir) considerablemente los alimentos ricos en sodio.  Habrás oído decir, desde que eras chico, que la sal engorda?  La sal marina o la pimienta son excelentes opciones para sustituir las sales ricas en sodio.

Otro consejo de lo más útil, es que consumas frutas frescas (jamás procesadas y/o enlatadas industrialmente). Es mejor que las ingieras tal y como te han llegado desde el hipermercado.  Si tú tampoco las procesas en casa,  será más saludable.

Trata de consumir las frutas con el estómago vacío y no la combines con ningún  otro alimento. Deberás esperar unos 30 minutos antes de consumir otro alimento. El vaciamiento gástrico de las frutas suele ser rápido, por lo que es recomendable no pasarse  de esos 30  minutos.

Si te pasas, te abordará una sensación de hambre posiblemente fuerte.  Adelgazar es cuestión de metodología y disciplina.

Debes tratar de evitar al máximo comer antes de irte a dormir.  Además, no debes pasar largos períodos de abstinencia durante el día.  Procura  tomarte unos dos litros de agua al día.  No olvides el ejercicio.

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario