Reglas fundamentales para adelgazar de manera saludable


Para perder peso sólo existen dos opciones desde la perspectiva de la salud: las dietas rápidas y poco saludables, de un lado,  y las dietas para adelgazar de manera saludable,  por otra parte.

Realmente no existe lo que se denomina  “medias tintas”. O se baja de peso sanamente o se baja perjudicando la salud misma.

Algunos incautos podrán sostener que existen “puntos medios”,  esto es,  que puede  haber métodos que, si bien no son completamente sanos,  tampoco son en extremo perjudiciales.

Pero resulta que,  en términos de salud,  el más mínimo desajuste puede representar un factor altamente potencial hacia el futuro.

Con las opciones insanas, se pierde peso al precio de causar desajustes metabólicos  y, además,  se adelgaza rápidamente para luego  recuperar los kilos con creces también de manera rápida.

Por la vía más lenta, saludable y razonable, que es aquella en la cual se lleva una  dieta balanceada restringiendo calorías y gastándolas por medio del ejercicio,  se obtendrán buenos resultados sin desajustar la fisiología del organismo.

El primera instancia, tenemos que las dietas  (nos referimos a las equilibradas, por supuesto)  deben ir acompañadas con un programa de ejercicios.

Esto lo manifestamos en términos, por demás,  bastante generalizados puesto que existen dietas balanceadas en las que no se requiere del ejercicio.

Lo que sucede es que el ejercicio en sí,  esto es, independientemente de si se realiza o no como complemento de una dieta,  es necesario para llevar una vida saludable.Reglas fundamentales para adelgazar  de manera saludable

El sedentarismo es un gran enemigo para el sistema cardiovascular,  para las articulaciones y hasta para el cerebro.

En segunda instancia digamos que,  para  adelgazar de manera saludable,  es mejor consumir alimentos frescos.

Es bien sabido que las comidas procesadas industrialmente (como las carnes frías, por ejemplo)  impiden bajar de peso, a la vez que contienen una cantidad y calidad de agentes químicos perjudiciales para el organismo.

Ahora, las comidas que son muy procesadas desde  el  punto de vista gastronómico,  tampoco favorecen el adelgazamiento,  dado que suelen presentar grasas, azúcares y carbohidratos en cantidades importantes.

En tercera instancia,  tenemos que es necesario (por no decir  “imprescindible”)  consumir cinco raciones diarias de frutas y verduras.  Estas son ricas en minerales, fibra y vitaminas variadas.

En cuarto lugar, digamos que es  muy importante comer despacio y masticar con paciencia.  De un lado,  se saborea y se disfruta más de la alimentación y,  de otra parte,  se evita que el sistema gástrico tenga que trabajar de más, lo que hace que las grasas no se descompongan como es debido.

Para  adelgazar de manera saludable,  es recomendable no suprimir las comidas puesto que, a la siguiente, se comerá de más para compensar.

También,  es necesario hidratarse son suficiencia. El agua no engorda, a la vez que es verdaderamente imprescindible para el correcto funcionamiento de los órganos vitales y del organismo en general.

Algo verdaderamente importante, lo constituye el hecho de que es necesario consultar con un profesional en medicina y/o  nutrición,   en caso de  que se presenten síntomas que puedan llegar a acarrear peligros para la salud o la vida misma.

Otro ingrediente básico, radica en la paciencia.  No es bueno obsesionarse con querer bajar de peso de manera más rápida de lo debido.  Esto impide  adelgazar  de manera saludable.

loading...

+ No hay comentarios

Añadir comentario